8 datos que todo fanático del whisky debe conocer acerca de esta bebida

El whisky es una bebida con mucha personalidad, versatilidad y con un sabor excepcional. Detrás de este destilado existen muchos mitos y curiosidades que quizá desconoces; por ello, de la mano de Glenfiddich, el Single Malt que resguarda la tradición de más de 130 años de la familia William Grant & Sons, te presentamos ocho datos y hechos muy interesantes que te convertirán en un conocedor del whisky. No te los pierdas y sorprende a todos tus amigos y familiares en tu próxima reunión.

TE PUEDE INTERESAR: 3 CÓCTELES CON WHISKY PARA CONSENTIR A MAMÁ

1) ¿Es Whisky o Whiskey?

Una de las dudas más frecuentes sobre esta bebida es cómo se escribe su nombre. La respuesta depende del lugar de origen. Si proviene de Escocia, se le llama whisky o scotch; pero si es creado en Estados Unidos o Irlanda, se escribe whiskey. De igual manera, existen diferencias en los procesos de destilación e ingredientes. Por ejemplo, el whisky escocés de Glenfiddich está hecho con una sola malta, aunque en otras destilerías y países optan también por emplear y combinar diferentes granos, como el bourbon, que usa principalmente granos de maíz para su elaboración.

Foto: Glenfiddich

2) Bebida espirituosa

Durante las épocas de epidemia de la Peste Bubónica, esta bebida era utilizada con fines aparentemente curativos. De hecho, se creía que era capaz de “devolver el espíritu” a los muertos, de ahí la idea popular de que a los destilados como el whisky se les llame bebidas espirituosas. Sin embargo, esto tiene que ver con una parte de su destilación en la que los alcoholes exhalan una especie de vapor que podría parecerse a un espíritu. Aunado a lo anterior, la palabra whisky proviene de un vocablo gaélico que significa “agua de vida” y durante la Ley Seca o de Prohibición en Estados Unidos (1920-1933), cuando la venta de alcohol fue prohibida, el whisky fue la única excepción a la regla pudiendo conseguirse en las farmacias con receta médica. 

Foto: Glenfiddich

3) Categorías

De acuerdo con su proceso de elaboración y según The Scotch Whisky Regulations de 2009, el whisky escocés o scotch se clasifica en: Single Malt Scotch, hecho con una sola malta; puede provenir de diferentes barricas, pero todas deben pertenecer a la misma destilería; Single Grain Scotch, hecho en una sola destilería, a partir de granos no malteados, como la cebada, el maíz o el trigo; Blended Malt Scotch, mezcla de dos o más whiskies escoceses Single Malt que se han producido en más de una destilería; Blended Grain Scotch, mezcla de dos o más whiskies escoceses Single Grain que se han producido en más de una destilería; y Blended Scotch, mezcla de uno o más whiskies escoceses Single Malt con uno o más whiskies escoceses Single Grain, de diferentes barricas y destilerías.

Foto: Anastasia Zhenina / Unsplash

4) Grados de alcohol 

Para que el whisky escocés sea considerado como tal, debe destilarse a un grado alcohólico volumétrico inferior al 94.8 por ciento, para que adquiera un aroma y sabor derivados del método de producción y los ingredientes utilizados. Asimismo, la bebida final debe tener un grado alcohólico mínimo en volumen del 40%, no hay de otra.

Foto: Joost Crop / Unsplash

5) Edad perfecta

Por reglamentación, el whisky escocés debe tener por lo menos tres años de maduración y emplear en su producción barricas de roble cuya capacidad no exceda los 700 litros. Lo importante a destacar respecto a la edad, es que el whisky, a diferencia del vino, no envejece en la botella. Eso sí, una vez abierto, inicia el proceso de oxidación, por lo que no deberá transcurrir más de dos años para beberse. 

Foto: Mathew Schwartz / Unsplash

6) Perfect serve

Lo ideal para disfrutar el whisky es en una copa tulipán ya que guiará los aromas hacia la nariz y la forma redonda permitirá calentar el líquido con las manos y despertar la bebida al mover la copa en espiral.

Foto: Charles «Duck» Unitas / Unsplash

7) ¿Solo o acompañado?

Los conocedores promueven que se beba solo para apreciarlo mejor. Pero también puede ser con un poco de agua, añadiendo a la copa de whisky una gota o dos. El agua un poco mineralizada puede ayudar a revelar el carácter natural del whisky. No se recomienda tomar con hielo, ya que en lugar de abrir los sabores, los cerrará. Lo importante es la temperatura, no el agua, que debe ser entre 10 y 18° C, y si te gusta mezclarlo con otras bebidas, de preferencia que no sean azucaradas.

Foto: Thomas Park / Unsplash

8) “Glen” 

“Glen” es una palabra de origen gaélico que significa «valle estrecho», siendo práctica habitual que las destilerías de Scotch Whisky lleven este vocablo para indicar en donde se ubican. Por ejemplo, el nombre de la destilería Glenfiddich, se traduce como «Valle de los Ciervos», y está situada en Dufftown, Escocia.

Foto: Glenfiddich


Lo más reciente