Los 7 lugares de tu casa en donde se acumulan más gérmenes

Hasta la casa más ordenada no se salva de acumular gérmenes y bacterias. Estos huéspedes indeseados son parásitos microscópicos que no se ven a simple vista, pero viven en las superficies que tocas diariamente. Puede que el polvo que se arremolina en las esquinas de tu casa no sea la única causa de tus estornudos repentinos, resfriados o enfermedades del estómago. No entres en pánico: tener una buena higiene y limpieza constante serán tu mejor estrategia en contra de futuras enfermedades. Aprovecha la cuarentena para limpiar a fondo y toma nota de los siete lugares en los que se acumulan más gérmenes en casa.

TE PUEDE INTERESAR: 10 CONSEJOS PARA PROTEGER TU SALUD MENTAL DURANTE LA CUARENTENA

Tu teléfono celular y otros aparatos electrónicos

¿Sigues sin saber por qué te enfermas constantemente de la garganta? Los teléfonos celulares, el teclado de computadora, control remoto y otros aparatos electrónicos son un lugar en el que, indudablemente, se acumulan más bacterias, puesto que los tocas constantemente, después de ir al baño, al llegar de calle, durante un viaje en el transporte público, y un largo etcétera. Pese a que siempre están con nosotros, rara vez los limpiamos y desinfectamos, por lo que se convierten en un foco de infección latente. No olvides pasarles una toallita con alcohol de 70º al menos una vez al día.

Foto: Balázs Kétyi

Grifos, duchas y bañeras

El baño es uno de los sitios en casa que reúnen un sinfín de bacterias y hongos –y ni hablar del inodoro–, puesto que en él se acumula la humedad, la espuma de jabón y la materia orgánica que generan un ambiente ideal para que las bacterias se reproduzcan.  Deja correr el agua un minuto antes de ducharte por las mañanas, ya que en las tuberías también se acumulan los gérmenes –no olvides poner una cubeta, para evitar que el agua se desperdicie–. Procura desinfectar piso, paredes y las llaves de agua por lo menos una vez a la semana.

Foto: ONNE Beauty

Cepillo de dientes

Los odontólogos recomiendan cambiar el cepillo de dientes cada tres meses. ¿La razón?: todos los gérmenes que tiene naturalmente la boca se van acumulando poco a poco, formando una colmena de gérmenes, hongos y bacterias.

Recomendamos que, después de cepillarte los dientes, limpies tu cepillo poniéndolo bajo el chorro de agua de la llave y sacudirlo muy bien; después cuélgalo o colócalo en posición vertical para que se seque.  

Foto: Marcos Ramírez

TE PUEDE INTERESAR: 7 TIPS PARA ORGANIZAR TU CASA EN CUARENTENA SEGÚN EL ‘FENG SHUI’ ¡QUE FLUYA LA ENERGÍA!

Barras de jabón

Tal vez puedes creer que te estás lavando las manos, pero en realidad puede que sólo estés recogiendo más bacterias que se han quedado y sobrevivido en la barra de jabón. Muchas veces el jabón líquido es una mejor opción para mantener tus manos limpias y libres de bacterias. Puedes comprar un recipiente bonito que decore tu baño, o puedes reutilizar los envases de plástico una vez que se termine el jabón.

Foto: Ivabalk

Tablas para cortar

Te tenemos una mala noticia: las carnes crudas, incluso las verduras frescas, pueden ser portadoras de millones de gérmenes que se quedan en la tabla que utilizas diariamente para cortar y preparar tus alimentos. Muchas veces, no basta con lavarla; así que procura desinfectar constantemente tus tablas para cortar y así evitarás infecciones alimentarias. También procura hacerlo con los cuchillos que hayas utilizado para cortar alimentos crudos como carne, pollo o pescado.

Foto: Katie Smith

Esponjas y trapos de cocina

La esponja y trapo que utilizas para limpiar migajas, la bebida que se cayó sobre la mesa o para lavar trastes son unas de los utensilios domésticos que más se llenan de bacterias. Es el lugar ideal para que se forme un ‘caldo de cultivo’ repleto de bacterias, puesto que son utensilios que se mantienen mucho tiempo húmedos.

Para evitarlo, procura lavar tus esponjas y trapos de cocina muy, muy bien y dejarlos secar bajo los rayos directos del sol el mayor tiempo posible. El calor acabará con las bacterias, como la salmonela, que se pueden esconder en su interior.

También puedes meterlos al horno de microondas por aproximadamente dos minutos, para secarlos bien. Asegúrate de dejarlos enfriar antes de retirarlos.

Foto: The Honest Company

Cerraduras y picaportes

Al llegar a casa, antes de salir, después de despertar o ir al baño; todos tocan y manipulan constantemente las cerraduras y picaportes en puertas y ventanas, y se suelen limpiar con poca frecuencia. Ahí es uno de los principales focos en los que puedes encontrar muchos virus que provoquen enfermedades respiratorias. Añádelo a tu rutina de limpieza, y no olvides desinfectarlos constantemente.

Foto: Pang P

Lo más reciente