5 pueblitos en México para disfrutar la tradición de Día de Muertos como nunca antes

Día de Muertos es una de las celebraciones más emblemáticas de México, llena de color, convivencia, música y comida deliciosa, y en diferentes lugares del país festejan este día de una forma especial. Por ello, si quieres vivir esta tradición como nunca antes, te presentamos cinco pueblitos en México que te permiten hacerlo. ¡Tienes que visitarlos!

TE PUEDE INTERESAR: LOS 7 PLATILLOS CON PAN DE MUERTO MÁS ORIGINALES DE LA CDMX

Pátzcuaro, Michoacán 

Pátzcuaro es uno de los lugares tradicionales para vivir la celebración de Día de Muertos. Cada año esta región se llena de misticismo y sus habitantes esperan ansiosos la llegada de miles de visitantes, quienes podrán ser parte de los distintos festejos que se llevan a cabo. Por un lado, destaca la danza de los pescadores, en la cual se caza el llamado ‘pato sagrado’ que se cocinará para alimentar a quienes esperan a sus difuntos durante la madrugada del 2 de noviembre. Asimismo, en la madrugada del 1 de noviembre se realizan procesiones al panteón de Tzirumútaro, ubicado en la isla de Janitzio. El lugar es muy llamativo debido a la decoración. 

Foto: Cortesía

Chignahuapan, Puebla

Otro de los lugares típicos para disfrutar esta celebración es Chignahuapan, en Puebla, mejor conocido por ser el pueblo de las esferas de Navidad. Sin embargo, este bello lugar festeja el Día de Muertos de una manera muy especial, por lo que vale la pena visitarlo. El primer día de noviembre se realiza el Festival de la Luz y la Vida, en el que a través de luces, música, balsas y una pirámide flotante, los lugareños narran la travesía de los muertos en una procesión que inicia en el Zócalo municipal y termina en la laguna.

Foto: Gobierno de México

Huautla, Oaxaca

En este municipio de Oaxaca, el Día de Muertos también cobra vida pues los festejos comienzan desde el 27 de octubre, cuando los pobladores van al panteón a pedir permiso a los difuntos para que comiencen las fiestas. En la madrugada del 31 de octubre se reciben las almas de los más pequeños, con una celebración que incluye cohetes y se colocan velas en las tumbas. Posteriormente, el 1 de noviembre se despide a los pequeños y se recibe a los adultos también con fuegos artificiales. Finalmente, el 2 se lleva a cabo una gran misa para despedir a todas las almas. Durante todos los festejos hay mucho color y convivencia en las calles. 

Foto: Gobierno de México

Mixquic, CDMX

Sin duda uno de los lugares más conocidos por su celebración de esta tradición en la CDMX, es Mixquic, uno de los siete pueblos originarios de la alcaldía Tláhuac. Aquí los pobladores se encargan de darle la bienvenida a sus muertos con ofrendas llenas de colores y luces. Desde el primer día de noviembre la música de los mariachis ameniza el festejo nocturno y el 2 se lleva a cabo la famosa ‘Alumbrada’, un maravilloso espectáculo de velas. 

Foto: Cortesía

Taxco, Guerrero

El último lugar, pero no menos importante ni asombroso es Taxco, en Guerrero. Aquí se lleva a cabo el Festival de Lloronas, un evento en el que cada uno de los balcones del pueblo mágico se adornan con ofrendas, en las calles se cuentan numerosas leyendas mexicanas y se realizan más actividades para darle la bienvenida a los muertos y celebrar esta maravillosa tradición.

Foto: Secretaría de Cultura de Guerrero

Foto de portada: Darvin Santos en Pixabay

Lo más reciente