9 pueblos mágicos del Estado de México que tienes que visitarFoto: Hotel Rodavento
Estos preciosos pueblos mágicos del Estado de México te encantarán por su cercanía con la CDMX y por sus maravillosos sitios turísticos.

México es un país repleto de maravillas, tanto naturales como creadas por los seres humanos. Para prueba de ello están los más de 130 pueblos mágicos que existen en la República, los cuales se distinguen por ser sitios llenos de símbolos, leyendas e historia, así como lugares que muestran la identidad nacional en cada uno de sus rincones y que poseen un encanto que emana de sus atractivos. Es así como, si aún no conoces estos lugares o sientes que has visitado muy pocos, en esta ocasión te presentamos algunos pueblos mágicos del Estado de México que te encantarán por su cercanía con la CDMX y por sus extraordinarios sitios de interés, desde lagunas, zonas arqueológicas y balnearios, hasta cerros, preciosas construcciones coloniales y mucho más. 

TE PUEDE INTERESAR: Los 8 parques nacionales más espectaculares (cerca o en la CDMX)

Ixtapan de la Sal

Ixtapan de la Sal es, sin duda alguna, uno de los más divertidos y encantadores pueblos mágicos del Estado de México, pues se ha destacado como un destino turístico importante gracias a su rico clima cálido, a sus pintorescas calles y, por supuesto, a su famoso parque acuático, uno de los más grandes de Latinoamérica. Así que para los fanáticos de las actividades al aire libre y que incluyan agua, este municipio es ideal.

Foto: Cortesía

El Oro

Conocido por ser uno de los poblados mineros del Estado de México, este bello municipio se destaca por su extraordinaria arquitectura neoclásica, así como por el estilo señorial de algunos de sus edificios. De igual manera, El Oro es famoso por tener frondosos bosques de pino y cedro y por ser el lugar donde se encuentra la majestuosa Presa Brockman, un precioso cuerpo de agua rodeado de árboles, ideal para los viajeros que deseen acampar, realizar comidas campestres y caminatas.

Foto: Cortesía
Foto: @photographers_and_travelers_

Malinalco

Sus bonitas calles empedradas, sus coloridas casas y sus templos coloniales son solo algunos de los detalles que hacen de este pueblo uno de los más encantadores del Estado de México. Asimismo, Malinalco tiene un gran valor histórico, pues no solo fue sede de acontecimientos destacados de la historia de México, sobre todo en tiempos de la Revolución, sino que también alberga zonas arqueológicas importantes, como la del denominado Cerro de los Ídolos, desde donde se aprecia una increíble vista panorámica del poblado. 

Foto: Cortesía

Metepec

Alfareros, talabarteros y artistas de vitrales son quienes hacen de este pueblito un lugar único si de artesanías se trata, pues en sus calles encontrarás distintas tiendas o mercados en donde se venden estos bellos productos. Además, el municipio se destaca por su patrimonio arquitectónico, una fusión de construcciones modernas con edificios coloniales que le dan un encanto peculiar al pueblo. En tu visita, no te puedes perder el recorrido por los talleres de artesanos, el Mercado de Artesanías o la Casa de la Cultura. 

Foto: Cortesía

Tepotzotlán

Si se trata de pueblos mágicos del Estado de México, Tepotzotlán es uno de los más famosos, gracias a su cercanía con la CDMX y a su ambiente pintoresco. Los mejores días para visitarlo son los fines de semana, pues sus calles se llenan de mercados y puestos de pinturas, artesanías y comida, lo que hace que el poblado cobre vida. Entre sus sitios de interés más destacados se encuentran el Museo Nacional del Virreinato, el majestuoso Acueducto de Tepotzotlán, que cuenta con 43 arcos y 438 metros de altura, y el popular parque ecológico Xochitla. 

Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

Valle de Bravo

El principal atractivo de este encantador pueblito es su lago, donde se llevan a cabo una gran variedad de deportes acuáticos. Además, su arquitectura colonial y su ubicación privilegiada, en medio de un paisaje montañoso, hacen que los turistas –locales y extranjeros– se sientan atraídos a este lugar para admirar las maravillosas vistas, recorrer sus preciosas calles y hospedarse en hoteles boutique de lujo como Hotel Rodavento, que cuenta con 36 suites enclavadas en el bosque con vista a un lago propio.

Foto: Hotel Rodavento
Foto: David peña / Unsplash

Villa del Carbón

Famoso por sus riquezas naturales como la presa de Taxhimay o el cerro de La Bufa, Villa del Carbón es un must para los amantes de los lugares encantadores y muy románticos, pues no solo podrán caminar por sus bellas calles, sino que también podrán disfrutar de la naturaleza mientras acampan, recorren sus senderos boscosos y admiran las extraordinarias vistas que este pueblo mágico tiene para ofrecer. 

Foto @marianaramz14

San Juan Teotihuacán y San Martín de las Pirámides

Para los fanáticos de las zonas arqueológicas, San Juan Teotihuacán y San Martín de las Pirámides –reconocidos siempre en conjunto– son perfectos, ya que son dos de los pueblos mágicos del Estado de México con más historia y sitios de interés, gracias a que ahí se encuentra la zona arqueológica de Teotihuacán, que alberga maravillas como las pirámides del Sol y de la Luna. Además de tomar recorridos guiados por la zona, podrás disfrutar de románticos vuelos en globo.

Foto: Jeison Higuita / Unsplash