Tips para cocinar un pavo de Acción de Gracias sin que te quede secoFOTO: Unsplash
Estamos aquí para ayudarte a preparar un pavo como todo un profesional para compartir con tu familia esta última parte del año.

El pavo es la verdadera estrella de la celebración de Día de Acción de Gracias, que últimamente ha tomado mucha fuerza en nuestro país. Sea cual sea el pretexto para reunirte con tu familia y amigos, querrás consentir a los que más quieres con una buena porción de pavo para compartir con la tradicional salsa de arándanos, puré de papa y un pie de calabaza. Debido a que hay tantos condimentos y técnicas diferentes, puede ser fácil cocinar demasiado el pavo si no utilizas métodos de preparación y cocción específicos para esta carne. Así que si estás decidido a cocinar un pavo para Acción de Gracias, aquí nuestros mejores tips para conservar su jugosidad y lograr el término perfecto.

¡Come, disfruta y comparte!

TE PUEDE INTERESAR: 7 ‘rinconcitos’ para probar los postres de otoño más reconfortantes de este 2022

Prepara tu pavo

Uno de los pasos más importantes al cocinar un pavo es descongelarlo, lo cual querrás hacer en el refrigerador. Descongelar es importante porque de esa manera todo el pavo puede cocinarse de manera uniforme. Se recomienda que por cada 2 kilos de pavo, lo descongeles en el refrigerador por un día. Una vez descongelado, dale palmaditas con toallas de papel para eliminar el exceso de agua. Después de descongelar el pavo, es hora de pasar a la salmuera.

FOTO: Photosiber EN SHUTTERSTOCK

Sumérgelo en una salmuera

Una salmuera le dará a la carne un mejor sabor y al mismo tiempo permitirá que el pavo mantenga su humedad. Vas a volver a ponerlo en el refrigerador después de este paso, así que asegúrate de mantener despejada el área donde lo descongelaste.

Hay dos tipos de salmueras que puedes hacer: salmueras secas y salmueras líquidas. El uso de una salmuera seca hará que la piel quede crujiente y permitirá que la carne absorba las especias mientras reposa en el refrigerador. Si prefieres hacer una salmuera líquida, puedes encontrar una receta que se adapte al resto de la comida, mezcla los ingredientes y sumerge el pavo dentro. No importa qué tipo de salmuera elijas, el pavo debe quedar completamente cubierto durante al menos 24 horas, así que asegúrate de tener suficiente tiempo.

Foto de Eiliv Aceron en Unsplash

TE PUEDE INTERESAR: Corónate como el «Rey del otoño» con estas deliciosas recetas con calabaza

Hora de cocinar

Retira el pavo de tu refrigerador durante 45 minutos a una hora antes de cocinar. Precalienta tu horno a 220 ºC, pero justo antes de meter el pavo adentro, bájalo a 180 ºC. Cuando se trata del proceso de cocción real, hay algunos métodos diferentes que puedes probar para asegurarte de que tu pavo se mantenga jugoso. Un termómetro de lectura instantánea es tu gran aliado aquí. Puedes saber que tu pavo está listo cuando insertas un termómetro para carne en la parte más gruesa del muslo (sin tocar el hueso) y la temperatura indica 75 °C. Sus jugos también deben salir claros cuando se perfora parte del muslo con la punta de un cuchillo.

Foto de Jonathan Cooper en Unsplash

Olvídate de hilvanar

Si bien es cierto que rociar puede ayudar a mantener el pavo uniformemente dorado, tiene poco que ver con mantener la carne húmeda y jugosa. De hecho, abrir la puerta para rociarlo con frecuencia reduce la temperatura del horno, lo que puede prolongar el tiempo total de cocción del pavo. En cambio, puedes optar por frotar el ave con aceite de oliva y mantequilla antes de asarla, lo que ayuda a producir esa piel dorada y crujiente.

FOTO: Unsplash

TE PUEDE INTERESAR: 4 recetas con ginebra artesanal que sorprenderán a todos tus invitados

¿Cuánto tiempo para cocinar un pavo?

Cocina tu pavo por alrededor de 15 minutos por 450 gramos de carne (esto probablemente terminará siendo de tres a cuatro horas). Una vez fuera del horno, deja reposar media hora antes de hacer cualquier corte para que se asienten los jugos. Si cortas demasiado pronto, la mayor parte del líquido estará en la tabla de cortar y la carne estará seca. Cuando lo saques del horno, inclina con cuidado el pavo para vaciar los jugos de la cavidad en una sartén y guarda estos jugos para tu salsa.

Foto de Toa Heftiba en Unsplash