Hotel Domingo Santo: Cocina mexicana de autor en una bella terraza del Centro Histórico

Amamos las terrazas, es así de sencillo. Y una de las que hemos visitado más recientemente –y que por cierto se robó nuestros corazones– es aquella que se ubica en la parte superior del divino hotel boutique Domingo Santo, un espacio dedicado a rendir homenaje a las tradiciones de la cultura mexicana mientras fusiona la actualidad con la esencia más pura de la época prehispánica y el mestizaje. Todo a través del cuidado de los detalles, de la calidad, de la decoración y por supuesto de su excepcional propuesta culinaria.

TAMBIÉN LEE: LAS 6 TERRAZAS PARA COMER CON LA VISTA MÁS IMPRESIONANTE DEL CENTRO HISTÓRICO

Foto: Domingo Santo

Foto: Domingo Santo

Desde el primer momento en el que pones un pie en el hotel boutique Domingo Santo, te inunda una tranquilidad que es difícil encontrar en el corazón del Centro Histórico. Cada rincón exclama vacaciones e historia, ya que fue construido dentro de un edificio histórico del año 1600, algo que a nosotros personalmente nos vuelve locos de amor. Tras caminar por su lobby y ser recibidos por su amable personal, es imprescindible que subas al último piso para tomarte un par de bebidas o disfrutar de un festín completo en su encantadora terraza, la cual cuenta con las mejores vistas a la Plaza de Santo Domingo.

Foto: Domingo Santo

Foto: Domingo Santo

Lo primero que te traerán a la mesa son unos exquisitos canapés de puré de guayaba con un toque de nuez y ate de membrillo –están impresionantes–, además del pan de la casa y una variedad de salsas que van desde guacamole –para los menos arriesgados– hasta opciones que te harán gritar ¡Viva México! tal y como se debe. En este lugar la mixología es una de las protagonistas, pues cuentan con una gran variedad de tragos e incluso con un carrito de gin que te permite personalizar tu bebida de acuerdo a tu gusto particular.

Foto: Food and Pleasure

Nosotros te recomendamos que durante tu visita, ordenes un gin “Botanical’s Drink”, el cual preparan con Tanqueray, jengibre, jarabe natural, naranja, limón, albahaca y cardamomo. Su sabor fresco y equilibrado nos encantó. Otra opción muy recomendable es el “Red Mule”, preparado con mezcal, frutos rojos, jugo de limón, jarabe natural y cerveza de jengibre sin alcohol. Si eres devoto a las margaritas, entonces no dudes en probar su “Margarita Cadillac”, preparada con Grand Marnier, cognac, jugo de limón y tequila, escarchada con sal.

Foto: Food and Pleasure

Foto: Food and Pleasure

Foto: Food and Pleasure

Pasando al tema de la comida, debemos confesarte que su carta es un toda una obra de arte de pies a cabeza, pues notarás que a pesar de ser un restaurante de comida mexicana, la combinación de ingredientes, presentaciones y concepciones de platillos tradicionales son completamente diferentes a cualquier cosa que hayas visto antes. Todo producto de la trayectoria y talento del Chef Erick Acevedo, quien anteriormente trabajó en restaurantes como Pujol.

Foto: Domingo Santo

Nosotros decidimos optar por la “Crema de la Casa”, una deliciosa combinación de guayaba, xoconostle, chaya, tocino y un toque de chile morita. Su consistencia cremosa y su mezcla de sabores te dejan atónito con cada bocado, pues la mezcla de ingredientes es extraordinaria y su sabor muy mexicano. También te recomendamos que pruebes su aguachile rojo o su “infladita” de esquites de maíz criollo con espejo de salsa de chapulín.

Foto: Food and Pleasure

Foto: Food and Pleasure

Foto: Food and Pleasure

Posteriormente, llegó hasta nosotros uno de los platillos que más emoción nos causaba por su originalidad: el Mole Rosa. Para darle su bello color utilizan betabel y lo puedes ordenar tanto con carne de res como de pollo. Nosotros no dejamos ni una gota de la mezcla y lo acompañamos con las tortillas de maíz azul que llevan calientitas hasta tu mesa. Si llegas con antojo de mar, entonces no olvides probar su pulpo a la parrilla. Es una delicia.

Foto: Food and Pleasure

Foto: Domingo Santo

Foto: Food and Pleasure

“El postre va al alma y no al estómago”, y en esta ocasión optamos por una esplendorosa Carlota de Mezcal que sirven sobre una cama de galletas trituradas y por un “Ollamisú”, el cual nació de la combinación de un tiramisú con café de olla, a nosotros nos encantaron ambos.

Foto: Food and Pleasure

Foto: Food and Pleasure

Después de haber disfrutado de esta mágica terraza en el Centro Histórico, recorrimos las habitaciones del hotel. Cada una de las nueve suites que tienen disponibles es completamente diferente, por lo que cada una fue bautizada con un nombre distinto. Sus amenidades, decoración y acabados son de primer nivel, con regaderas de vidrio, opción a dos pisos tipo “loft” y ventanas de doble cristal que impiden el paso de cualquier ruido.

Foto: Domingo Santo

Foto: Domingo Santo

Foto: Domingo Santo

Si prefieres ir por un café y un bocadillo por las mañanas, justo antes de comenzar tu caminata por las calles del centro, entonces no dudes en visitar la Cafetería de Domingo Santo, ubicada en la planta baja de Hotel Domingo Santo.

Foto: Domingo Santo

Al hospedarte en Domingo Santo, podrás disfrutar toda la tradición mexicana mientras te relajas en el mejor ambiente, con un servicio de primer nivel y una calidad incomparable tanto en instalaciones como en la oferta culinaria. Un oasis gastronómico y turístico que celebra el orgullo de ser mexicano.

¡Coman, viajen, disfruten y compartan!

Dirección: República de Cuba · 96, col. Centro.
Teléfono: 5130 3081
Sitio web: domingosanto.com

Lo más reciente