Romina: vino, pasta artesanal y el más puro sabor a Italia en la CDMX

‘L’amore per la buona cucina italiana’, este ha sido lema de Romina durante sus diez años de operación recién cumplidos. Este concepto ubicado en una esquina de Polanco, permite a sus comensales disfrutar de un ambiente íntimo, tranquilo y acogedor en compañía de platos que se caracterizan por su sabor y autenticidad, por encima de cualquier pretensión.

TE PUEDE INTERESAR: 5 RESTAURANTES PARA PROBAR LAS BURRATAS MÁS CREMOSAS DE LA CDMX

En el momento en el que pongas el primer pie en el local, notarás que llegaste a un verdadero ristorante italiano. Lo primero que llamará tu atención serán las paredes de ladrillos adornadas con grandes cuadros en blanco y negro de Sofía Loren, mientras que sus estantes repletos de vinos te darán una pista de lo que está por venir.

Foto: Cortesía de Romina

Es necesario que hagamos un paréntesis para reconocer el excepcional servicio del personal de Romina, siempre atento, amable y dispuesto a resolver todos tus requerimientos sin ser invasivos. De tener suerte, incluso podrás encontrarte con Mario o Diego Magaña, hermanos y propietarios del lugar, quienes ponen especial empeño por que tu experiencia en Romina resulte digna de ser recordada.

Uno de los grandes pilares de este sitio es el vino, y prueba de ello es que cuentan con la colección de etiquetas italianas más importante de la Ciudad de México. Si aún no te has aventurado a probar alguna botella de esta región, no esperes más, pues suelen distinguirse por su afinidad para el paladar mexicano. Platica con los anfitriones para que te sugieran una opción de maridaje de acuerdo a lo que ordenes y a tu gusto en particular.

Foto: Food and Pleasure©

Por supuesto que el gran core de Romina está en la cocina, y de esto se deriva el especial cuidado que se destina a la selección de su producto. Una buena parte de los ingredientes que utilizan los traen directamente desde Italia para garantizar que el resultado sea exactamente como el del origen, mientras que los frescos –como el marisco, el pescado y los quesos– se consiguen por medio de proveedores mexicanos. El objetivo de su oferta gastronómica es honrar las recetas, la tradición y la materia prima, lo que los ha llevado a ser acreedores del reconocimiento de ‘Ospitalità Italiana’.

Durante tu visita, te recomendamos que por ningún motivo te olvides de probar el pan elaborado desde cero en la casa. Lo traen hasta tu mesa calientito y con un poco de mantequilla para que des por iniciada tu comida con el pie derecho. Posteriormente, la alternativa ganadora será comenzar con su barra de ostras de temporada, las cuales destacan por su acento salado con una persistencia dulce en boca que te permite disfrutarlas por sí solas, aunque si prefieres darles un punto ácido, puedes exprimirles unas gotas del limón con el que las acompañan.

Foto: Cortesía de Romina

Si llegas a tiempo, tendrás la suerte de probar su inigualable burrata –traída directamente desde Morelos–, cremosa por dentro y firme en el exterior, tal y como debe ser. La acompañan con prosciutto, arúgula y jitomate para lograr esa mezcla de sabores tan mediterránea y típica de la bota. Se trata de una opción fresca y perfecta para compartir.

Foto: Food and Pleasure©

Ya entrando a los platos fuertes, debemos recomendarte que no te vayas sin probar su pasta fresca artesanal, la elaboran desde cero en el lugar para conseguir esa elasticidad y textura perfecta, al dente, justo como le gustaría a una mamma italiana. Los ravioli con hongos shiitake, salteados con mantequilla de salvia y Grana Padano son extraordinarios, y si los pruebas con una copa de Gewürztraminer Alto Adige DOC 2018 de Elena Walch, el resultado será perfección absoluta.

Uno de los imperdibles de Romina es la pesca del día, la cual suelen preparar con tres tipos de salsas diferentes. Una opción es la Totoaba de pesca sustentable del Mar de Cortés, que sirven con alcaparras, vino blanco y un toque de limón eureka, acompañada de papa, zanahoria y cebolla cambray. Al probar el primer bocado, notarás que el pescado se derrite en tu boca, cocinado al punto perfecto para conservar su sabor y textura.

Foto: Cortesía de Romina

Hablando de texturas, no habrá mejor manera de culminar tu festín en Romina que con un mousse de nocciola, aterciopelado y con un sabor intenso a chocolate con avellanas que lo vuelven el cierre perfecto para una gran comida.

Foto: Cortesía de Romina

Romina es arte, elegancia y tradición italiana en pleno corazón de Polanco. Un sitio que se caracteriza por su profundo amor por el vino, por la materia prima de calidad y por rendir homenaje a las auténticas recetas de la península itálica. Su servicio de excelencia se engalana con un ambiente perfecto para permanecer horas charlando con una copa en la mano. Si te consideras un amante de cocina italiana, no dudes en poner este lugar dentro de tu lista de prioridades.

¡Coman, disfruten y compartan!

Dirección: Homero 716, Polanco.
Teléfono: 44 32 44 32
Página web: romina.com.mx

Foto de portada: Cortesía de Romina

Lo más reciente