Tartare: El nuevo ‘spot’ francés de la CDMX que te transportará a una terraza de Champs Elysées

Paris, je t’aime. ¿Acaso hay una escena más encantadora que una pareja o un grupo de amigos sentados en una terraza cerca de Champs Elysées? Lo dudamos. Afortunadamente, ya es posible disfrutar del espíritu más afrancesado sin salir de la CDMX, y específicamente de Polanco. Tartare es un restaurante recién inaugurado que sirve platillos tradicionales de la cocina francesa con toques mexicanos, italianos y del mundo para ofrecer a sus comensales una experiencia completa.

TAMBIÉN LEE: FRATELLI LA BUFALA: SABOR AUTÉNTICO A NÁPOLES EN PLENA CDMX

Si quieres sentir que estás de vacaciones en París, te recomendamos que pidas una mesa en su encantadora terraza, pero si prefieres un poco de privacidad y un entorno más acogedor, entonces las cómodas mesas del interior del restaurante serán tu lugar. Su vajilla es espectacular, clásica y al mismo tiempo bastante chic. Su decoración es un encanto por doquiera que voltees, con estantes decorados con detalles como libros e incluso una que otra vela para otorgar el toque romántico.

Durante nuestra visita a este espléndido refugio gastronómico, tuvimos que comenzar con el plato insignia de la casa, y mismo que le otorga su nombre: el Tartare de Res. Lo preparan con carne Angus molida, alcaparras y con huevo de codorniz. Si somos sinceros, uno de los mejores tartares que hemos probado en la CDMX, con ingredientes de la más alta calidad, sabores puros y el balance perfecto de sazón.

Para este punto, debemos hacer un paréntesis para hablar únicamente del pan que sirven en este lugar, preparado desde cero en la cocina y perfectamente descrito con la frase «un pedazo de perfección». Su croissant calientito se derrite como mantequilla en tu boca y goza de ese sabor tan único francés que todos los fanáticos del pan buscamos cada vez que asistimos a un nuevo lugar.

Junto con el Tartare de Res, llegó frente a nosotros también un Tartare de salmón acitronado con limón y toques de aceite de oliva. En seguida era posible distinguir la calidad de los ingredientes y el perfecto contraste entre el limón, el aceite y el pescado. Una opción para esas tardes de calor en la terraza o para una cena sin culpas que no sacrifica el sabor.

En la parte de la mixología, es necesario mencionar que tienen una carta muy variada de cócteles, por lo que hay una opción para todos los gustos. Nosotros en particular optamos por el Moscow Mule –Ketel One, Ginger Beer, láminas de jengibre y hierbabuena– y por el Madame Chick –Tanqueray, Campari, naranja, albahaca y agua tónica–, ambos espectaculares.

Jamás podremos ir a un restaurante francés sin probar su sopa de cebolla, y debemos decir que la de Tartare es una delicia. Reconfortante y aromática, tal y como debe ser una buena sopa casera. Ahora, si prefieres probar una opción diferente, te recomendamos su crema de coliflor rostizada con aceite de avellana. Las tardes lluviosas de la CDMX serán el pretexto perfecto para consentirte con estos dos platillos.

Al poco tiempo, llegaron los platos fuertes: un salmón cítrico con espárragos y salsa de limón eureka cocinado al punto –perfectamente suave y jugoso– y un extraordinario filete de res a la pimienta con papas a la francesa que te obligarán a pedir una orden completa de este acompañamiento por su textura crujiente. Ambos platillos respetan el sabor verdadero de la carne y el pescado, los cuales en seguida destacan por su excelente calidad y perfecta cocción. Para acompañarlos, nosotros optamos por una ensalada de ejotes franceses con aceite de almendras, nueces y queso feta, una opción ligera pero no por ello menos sabrosa.

Bien decimos que el postre va al alma y no al estómago, y el pastel de chocolate de Tartare es un deleite que además te llegará al corazón. Su textura perfectamente aterciopelada, suave y con sabor intenso a chocolate sin un dulzor que llegue a abrumar, es lo que hace de este postre un plato por el que simplemente tendrás que regresar. Definitivamente tienes que probarlo durante tu visita.

Tartare es un concepto que imprime el deseo del Chef Eduardo Pasilla de ofrecer a los paladares mexicanos un espacio dedicado a la cocina francesa elaborada con productos locales del día. Un espacio apto tanto para celebrar alguna ocasión especial como para asistir a una cena espontánea en pareja, con amigos o con la familia.

«Tartare es un restaurante convivial y cálido donde uno puede disfrutar de los productos naturales en su estado más fresco. Procurando siempre resaltar los sabores típicos de las regiones francesas y sus alrededores europeos», aseguró para Food and Pleasure Eduardo Pasilla, Chef de Tartare. «Busco ofrecerles una variedad de placeres culinarios sin hacer sentir una comida pesada y sin remordimientos. La experiencia de poder deleitar productos regionales y así mismo conocer una interpretación familiar de cada platillo.»

Tartare es viajar a Francia recordando que estás en México con platos que fusionan lo mejor de dos mundos. Tartare es el nuevo spot de la CDMX que tienes que agregar a tu lista de lugares por conocer cuanto antes.

¡Coman, disfruten y compartan!

DIRECCIÓN: AV. EMILIO CASTELAR 44, POLANCO.
TELÉFONO: 592 99196
SITIO WEB: FACEBOOK

Lo más reciente